Grosses Bild

Inhalt

Informações sobre óleos

La selección de los aceites adecuados es de gran importancia para crear un producto eficaz destinado al cuidado de la piel. Los aceites minerales son considerablemente más baratos, pero no consiguen transferir a la piel una sensación tan agradable como la que proporcionan los aceites de origen vegetal o, lo que es más importante aún, no contienen los valiosos principios activos (por ejemplo, las vitaminas).

En comparación con los aceites vegetales, los aceites minerales resultan bastante más económicos. El mayor problema relacionado con los aceites minerales, es que aplicados en altas concentraciones, forman una capa impermeable en la piel (el llamado efecto oclusivo). Estudios dermatológicos llevados a cabo por la Universidad de Copenhague han revelado que elevadas concentraciones de aceites minerales aplicados sobre la piel, hacen retroceder su barrera de lípidos, lo cual puede conducir a una pérdida de hidratación, haciendo que la piel se vuelva más seca, agrietada y con escamas.

Según nos demuestra la experiencia, estos efectos pueden aparecer también en ocasiones y de forma transitoria después de reemplazar estos baratos aceites minerales por los valiosos aceites vegetales. Se trata de la llamada “reacción positiva de incompatibilidad” (o contrarreacción), tras la cual, la piel acaba mejorando.

Los lípidos propios de la piel, como son los fosfolípidos y las ceramidas, se encargan de que la barrera lipídica se vuelva a formar y a regenerar. Sin embargo, esto puede tardar un tiempo nada desdeñable de 2 a 6 semanas, durante el cual, la piel podrá seguir seca y áspera o incluso hacerse visibles otros problemas cutáneos.

Así pues, si Ud. pasa de utilizar un producto que contenga aceites minerales a otro basado en aceites vegetales y lípidos idénticos a los propios de la piel, los efectos de aspereza y sequedad de la piel no podrán ser nunca atribuibles a estos valiosos aceites, sino únicamente a los baratos aceites minerales aplicados previamente.

Nuestra recomendación: Los profesionales de la cosmética deberán de informar a aquellos clientes que hayan utilizado anteriormente productos con aceites minerales y sean tratados con productos de cabina Dr. Baumann SkinIdent® de estos problemas potenciales, que pueden surgir durante su tratamiento en casa, pero que no por ello deberán de interrumpir, dado que con ello se está logrando la completa regeneración de la barrera cutánea gracias a la aplicación de lípidos y ácidos grasos naturales.

Esta “reacción positiva de incompatibilidad” (o contrarreacción) se puede minimizar si se utilizan liposomas de más baja concentración o si durante un cierto tiempo se utilizan productos sin liposomas. Posteriormente se recomienda seguir utilizando la dosis normal de liposomas.

Aceites minerales en dermatología: Aún cuando el descrito efecto oclusivo provocado por la utilización de elevadas dosis de aceites minerales no es deseable dentro de la cosmética para el cuidado de una piel sana , puede tener ciertamente un interés dermatológico a la hora de efectuar curas y tratamientos cutáneos de pieles con afecciones. Por ello es importante diferenciar la aplicación de los aceites minerales en las cremas medicinales y en los preparados cosméticos.

Así identifica Ud. los aceites minerales según la declaración INCI: Mineral oil; petrolatum (vaseline); paraffinum-liquidum; microcrystalline wax; ozocerite; Ceresin. Caso excepcional de EUCERIN: una mezcla de alcohol de lanolina y vaselina (aceite mineral).

El aceite de onagra, por ejemplo, contiene ácidos gamma linolénicos como ácidos grasos esenciales. En algunas personas que padecen de eczemas, el proceso metabólico de la formación de los ácidos gamma linolénicos a partir del ácido linolénico suele estar dañado. Particularmente en estas circunstancias y cuando hay una piel muy seca, resultan muy eficaces los ácidos gamma linolénicos del aceite de onagra. También en el caso de niños que padecen eczemas o dermatitis atópicas, el tratamiento con ácidos gamma linolénicos ha demostrado ser una herramienta muy eficaz y beneficiosa.

Desgraciadamente, el valioso aceite de onagra no se encuentra en muchos preparados de cosmética, debido a que es caro y también a que su manipulación es muy delicada por su alta sensibilidad frente a la oxidación.

Debido a contener ácidos grasos muy saturados, estos tienen una ligera tendencia a volverse rancios. Es por ello que no todos los fabricantes de productos cosméticos tienen el “know-how” o nivel de conocimiento tecnológico para desarrollar un eficaz proceso y con ello evitar la oxidación de estos ácidos grasos altamente saturados.

Dr. Baumann SkinIdent® utiliza los siguientes aceites naturales (vegetales), que se encuentran descritos y definidos en el capítulo “Informaciones básicas sobre principios activos”: aceite de Onagra, aceite de Jojoba, manteca de Karité, aceite de Macadamia y aceite de Sésamo.